Los negocios de VOX: la España que no madruga

Se habla mucho del chalet de Pablo Iglesias, pero no tanto del casoplón que Santiago Abascal se ha podido pagar sin cotizar nunca fuera de la política. El líder de la formación que dice representar a “la España que madruga” ya cobraba 6.000 euros mensuales cuando Vox era un partido minúsculo, al que llegó tras vivir de un ‘chiringuito’ muy bien remunerado creado por Esperanza Aguirre. «Más que un partido, Vox es una empresa», es la teisis del periodista de El País Miguel González, que que desgrana en su libro «Vox S.A. El negocio del patriotismo español», que pone la lupa sobre la opacidad de las cuentas de la ultraderecha de Vox, que funciona como un búnker hermético y sin atisbo de democracia interna.

Y de postre, Sergio Mena en “La pista oculta” donde contamos cuál era el papel que tenía la mujer dentro de la sociedad vikinga y desmontamos algunos mitos.